Iñaki Gabilondo

Iñaki Gabilondo

Primer modelo de cassette Philips. La cinta y el micro de reportero

Los informativos

 

El medio vivía por aquella época una etapa de clara metamorfosis entre la radio que se había permitido hacer y la radio que se empezaba a poder hacer, gracias a la libertad de información que se otorgó al inicio del régimen democrático. Pero esa radio informativa que en el mundo era ya madura, en España había que inventarla, para crear nuestro propio estilo, como habíamos logrado hacer con la radio espectáculo o  la radio de los concursos y los dramáticos. Además de Hora 25, dirigida a partir de 1978 por Gabilondo, quiero subrayar otro programa de información no diaria dedicado al reportaje y que me aportó otras claves para diferentes formatos de radio, que sin duda me sirvieron para posteriores etapas profesionales muchos años después: me refiero a “Caja Redonda” un programa dirigido por otro de los grandes nombres de la radio, Joaquín Peláez, el artífice del clásico “Operación Plus Ultra”, con quien formaban equipo dos periodistas de renombre, Basilio Rogado y Miguel Ángel Nieto. El programa era una conjunción muy sabia de los viejos y nuevos elementos de la radio: jugaba con la dramatización, los efectos sonoros y también con el ingrediente del reporterismo hasta entonces solo utilizado en aquellos concursos callejeros en los que se preguntaba a las “amas de casa”, cuál era el mejor caldo de pollo o el detergente más eficaz para su colada.

 En “Caja Redonda”, también nos dejaron asomar el cuello a aquel grupo de jóvenes ansiosos por ponernos delante de un micrófono o convertirnos en periodistas radiofónicos de la talla de Iñaki o Eduardo Sotillos. Recuerdo que se nos encargó entrevistar a la hermana de Franco, Pilar, aquella mujer gris, menuda y gruesa que había sido despojada de la gloria de ser la hermanísima, pero que quizá guardara aún  entre sus abultados faldones algún secreto que su hermano caudillo le hubiera confiado.
 Con una inusitada audacia periodística después de hacerle las preguntas convenidas a aquella señora tan ultraderechista como ella misma se definió, y tan nerviosa como nosotros observamos al verse convertida en personaje sobresaliente tras la muerte de su funesto hermano,  decidimos mantener encendido el grabador a una cierta distancia, pensando que es al terminar la entrevista cuando todo entrevistado dice lo que los periodistas hubiéramos querido escuchar en la declaración. Pilar Franco nos contó entonces cómo fue la agonía del Caudillo, atormentado por la Marcha Verde y “el ruido de cañones” con el que soñaba en sus últimos días el viejo general. Aquellos testimonios no fueron emitidos hasta pasados muchos años en un programa dedicado al vigésimo aniversario de la desaparición de Franco que realicé en RNE junto a mi mejor amigo en la radio, Juan Plaza Faura, con quien me unió y me unirá siempre el hecho de haber entrado en la radio el mismo día de 1977, mientras Adolfo Suarez lanzaba su deseo de "elevar a la categoría de normal, lo que a nivel de calle es simplemente normal"

 

Estudio de Informativos en la SER. Años 70