Dios, patria y una cantante mediocre

22-Jan-2017

 

La mala pesadilla no era tal. No se trataba de una imagen irreal ni de un montaje, ni siquiera de un meme. Era la realidad brutal del sin sentido en las escalinatas del Capitolio.

Asustados por el terrible discurso inundado de rancio patriotismo, de un nacionalismo amenazante y de exclusión de todo lo racional, el futuro se nos vino encima y nos invadió una mezcla de miedo, rabia y bochorno. Y sobre todo, parecía que asitíamos a la representación máxima de la mediocridad aderezada con el himno cantado por una intérprete sin hacer.

¿Qué se puede esperar si al frente de los destinos del país más poderoso de la tierra, se sitúa un  narcisista milloniario, chapado en oro,  que ha tenido como máxima meta en la vida el dinero y el poder para aplastar o los más débiles?. El mismo que ahora dice con una desfachatez ilimitada que viene a "devolver el poder al pueblo" . El nacionalismo del siglo XX surgido en Europa nos llevó a las barbaries conocidas. Este, no tiene pinta de de ser muy diferente. Solo los Republicanos, el partido al que se enganchó para ganar, pueden salvarnos de tan tremenda amenaza. Américanos: ¡ Nos os lo perdonaremos nunca !

Please reload

Please reload

Envía tus comentarios

Guillermo Orduna, periodista de radio, blog de actualidad