De la devoción al miedo a las urnas

10-Jan-2016

El estrambótico acuerdo logrado in extremis entre los independentistas para poponer un candidato distinto de Artur Mas para presidir el errático camino a la independencia, es una verdadera aberración política que augura muy mal final al denominado "proces". En contra de todo pronóstico los independentistas han logrado en 48 horas lo que no habían conseguido en tres meses, apelando como dijo Mas a que " nuevas elecciones no nos habrían traido nada bueno". Nada bueno significa que las urnas , a las que tanta devoción profesaba en su defensa de la consulta, iban a evidenciar de manera aún más diáfana que no gozan del apoyo mayoritario del pueblo catalán. A pesar de haber logrado menos de 50 % de los votos los partidos pro independencia, siguen empecinados, en lo que constituye un error tan peligroso como hitórico en su idea de contruir en 18 meses una "república catalana" de incierto perfil.

El paso de ayer, si es que hoy se confirma con los 6 votos prestados de la CUP, hace aún más dificil abrir vías de entendimiento con el Estado, además de encerrar un disparate político tan grande y que la CUP deberá explicar,como prestar diputados a otro grupo o comprometer el sentido del voto de los antisistema para toda la lesgislatura. ¿Cabe mayor ejercicio antidemocrático que secuestrar el voto de un grupo de parlamentarios. ¿A qué ha estado jugando la CUP durante todo este tiempo, para terminar imponiendo la decisión de tres de sus dirigentes con desprecio olímpico a las decisiones soberanas de sus asambleas y sus rocambolescos sistemas de votación?

¡ Un aspiración disparatada como la creación del "estado catalán" al que se intenta llegar con decisiones también disparatadas ! Nunca lo hubiera créido de la inteligencia catalana de la que soy adepto.

Please reload

Please reload

Envía tus comentarios

Guillermo Orduna, periodista de radio, blog de actualidad