Venezuela sí nos atañe

1-Jun-2016

 Desde la aparición de Podemos, la derecha encontró en Venezuela un filón para desacreditar a la nueva formación y buscarle su lado oscuro por la posible financiación, que en sus orígenes, haya podido tener directa o indirectamente el partido de Pablo Iglesias, procedente del régimen bolivariano.

A lo largo de estos meses han ido apareciendo datos, documentos, posibles pruebas que acreditarían pagos al núcleo de fundación de Podemos, además de los famosos 400.000 euros que ingresó otro de los fundadores del partido morado , Juan Carlos Monedero. Sin embargo, a día de hoy, bien es verdad que nadie ha podido acreditar financiación sucia hacia Podemos, y el Tribunal Supremo ha archivado todas las denuncias al respeto.

Sin embargo, sí hay un hecho tangible y que admite poca discusión: Cada vez que se menciona Venezuela, aún cuando desde muchos sectores se abusa de este argumento como arma política, Pablo Iglesias o cualquier otro dirigente, sacan sus uñas,  sostienen que Venezuela es cuestión ajena a nuestra campaña y a nuestros problemas y se refieren a los regímenes chino, de Arabia Saudí u otros, donde no se respetan los derechos humanos, como si Venezuela no tuviera ningún significado en nuestra situación política. Y no es así: Venezuela es el país – y eso no lo niega ninguno de los fundadores de Podemos- al que asesoraron en el pasado como expertos políticos, Errejón, Bescansa, Monedero o el propio Pablo Iglesias. Venezuela y el obsceno régimen de Nicolás Maduro jamás reciben la más leve crítica de los líderes de Podemos que se

limitan a un genérico “no queremos que haya presos políticos en ningún país". Es extraña esta posición escapista de Podemos ante la situación límite que vive el país sudamericano. ¿Por qué les cuesta tanto hacer una crítica al régimen bolivariano? Quizá sean, como ha sostenido Pablo Iglesias en varias intervenciones, servidumbres que a veces hay que pagar en política a tus aliados.

 

Por eso Venezuela y su régimen son una cuestión pertinente en la actual e intensa discusión política en la que nos encontramos en España. Porque un partido que puede convertirse en fuerza de gobierno, presenta innegados lazos de unión con un sistema político que puede ser de todo menos presentable; que tiene un líder con unos tics dictatoriales y caudillistas grotescos, que mantiene líderes de oposición en la cárcel y que amenaza con represalias a quienes promueven un referéndum para apartar del poder al Presidente Maduro, como contempla la Constitución venezolana que el propio régimen chavista promulgó.

Pero lo más llamativo  es que Alberto Garzón, ajeno hasta ahora a esta cuestión que no le incumbía, se haya convertido en el más beligerante defensor de Nicolás Maduro y su régimen. Un régimen que anuncia "estados de excepción" al más puro estilo fascista, que tiene a la población atenazada, desasistida y desabastecida de los bienes de consumo más elementales y que insulta a todos los que dentro o fuera de sus fronteras le presentan la más mínima crítica. Dice Alberto Garzón, lejos de su reconocida moderación y sensatez, premiada por los ciudadanos que le reconocen como líder más valorado, que Leopoldo López es un golpista, mientras que su procesamiento solo  levanta dudas y  reservas de organismos internacionales. También ha dicho Garzón en declaraciones recientes, que el régimen de Maduro es democrático porque los observadores internacionales, entre ellos el ex presidente norteamericano Jimmy Carter, así lo avalaron en las eleccciones. Por favor, Sr. Garzón, una cosa es llegar al poder con el apoyo limpio de las urnas y otra es ejercerlo desde la prepotencia, el abuso y el autoritarismo más burdo como hace el Sr. Maduro que intent ahogar a una Asamblea Nacional elegida libremente por los ciudadanos y que no le es afín. Me preocupa esta deriva del líder de Izquierda Unida que, seguramente sin ser consciente, ha pasado a ser más "papista que el Papa" o más podemita que Podemos, desde que se dejó abrazar por Pablo Iglesias. Me preocupa y me defrauda.

 

Please reload

Please reload

Envía tus comentarios

Guillermo Orduna, periodista de radio, blog de actualidad