Pasión por lo nuevo

7-Dec-2015

Me ha sorprendido mucho un artículo de hoy en El país, del escritor y periodista escocés, John Carlin que diría, roza el límite de lo políticamente correcto. Podemos ser críticos con Aznar, Zapatero o Rajoy por su actuación en foros internacionales donde no han destacado por el uso de la lengua más universal, que es el inglés, pero de ahí a decir esto, no sé si debemos casi ofendernos:

"El chulito Aznar; el endeble Zapatero; la momia Rajoy: lamentable que desde 1996 esto fuera lo mejor que la política española haya sido capaz de producir. Se presentaban en foros internacionales o se reunían cara a cara con los jefes de gobierno del norte de Europa, o Estados Unidos, y no estaban a la altura. Sabiéndose impostores en semejante compañía (sí, Aznar en el fondo también), los tres a su manera se achicaban, visiblemente incómodos cuando eran invitados a subir a las mesas de la gente grande. A lo largo de estos años personas que han ocupado altos cargos en la Foreign Office o en el 10 de Downing Street me han dicho que tanto los jefes de gobierno británicos como los franceses, alemanes, holandeses y otros han llegado a sentir vergüenza ajena a la hora de sentarse a dialogar con individuos de tan bananero nivel.!"

Carlin dice que ahora, si gobiernan Iglesias o Rivera ya no tendremos que avergonzarnos cuando se sienten en la misma mesa con quienes gobiernan EEUU, Gran Bretaña o Francia. Cree además que ahora estamos ante políticos de calidad, frente a la podredumbre pasada y que nos deberían tener envidia por el nivel que hemos alcanzado, Para el escritor británico, Pablo Iglesias ha tenido la sensatez de distanciarse de Chaves y Putin , no como Jeremy Corbyn , el líder laborista británico al que califica de "caricaturesco “anti-imperialista” estancado en los dogmas de los años setenta". No creo que haya estado muy fino Carlin, ni muy objetivo, la verdad.

 

 

Please reload

Please reload

Envía tus comentarios

Guillermo Orduna, periodista de radio, blog de actualidad