El abrazo: ¿bueno para quién?

En vísperas de las elecciones del 20-D fueron muchas las voces y largo el clamor para que la izquierda toda, la nueva y la de siempre se presentaran conjuntamente. El casi millón de votos de IU y los 3 millones y medio de Podemos hubieran superado ampliamente al PSOE, situando a esta coalición anhelada como segunda fuerza. Pero como eso no pudo ser, Pablo Iglesias, se dio cuenta tarde de la suma que le hubiera colocado en una posición mucho más ventajosa para negociar poder. Entonces, después de haber insultado a la "vieja izquierda", y haberles calificado de "cenizos y amargados", se apropió de alguna manera de ese millón de sufragios de la formación de Alberto Garzón, y le llegó a "conced

Políticos atados

Los partidos políticos no han sido capaces de alumbrar un acuerdo para conformar un modelo de gobierno. Durante las campañas se suele pedir a los candidatos que definan cuáles serán sus posibles pactos, con quien y para qué. Se trata de una exigencia a la que los electores tienen derecho, porque en la situación actual de reparto de voto, no solo es importante conocer el programa de cada opción electoral, sino también cuales serán las ayudas y colaboraciones con otros grupos de las que va a echar mano cada uno. Normalmente los líderes y candidatos suelen evitar definirse sobre posibles pactos o sobre los límites de su propia acción política. Y hacen bien. Incluso diría, visto lo visto, que lo

La gente sí quería

Todos han cometido errores durante este largo tiempo de búsqueda de un gobierno en el que apenas ha habido verdadera negociación. Sánchez con su buena voluntad y por sus aspiraciones, ha hecho una propuesta pero ha errado en vetar a Rajoy de entrada sin hablar con él. Debería haberlo hecho después de dialogar, porque seguro que tendría razones para ello. De Rajoy no hace falta análisis. Simplemente no ha hecho nada, más que decir "el ganador soy yo". Rivera, ha dado demasiados bandazos y no ha aclarado su verdadera línea, eso sí con veto total a Podemos. Y Podemos a la viceversa, además de los errores de puesta en escena, los excesos de su líder, Pablo Iglesias y los órdagos infantiles acom

Experto en ¿comunica...qué?

Es opinión generalizada que Podemos y en particular su Secretario General, Pablo Iglesias, manejan con maestría los medios de comunicación, su presencia en ellos, los tiempos y los efectos que pueden producir sus mensajes. Incluso si se recurre a las reseñas biográficas sobre Iglesias, se le presenta como Doctor en Ciencias Políticas y "experto en comunicación". Yo llevo tiempo pensando, a la vez que se asiste a un cierto declive de Podemos y a la imparable caída de la valoración de la gente sobre el líder (3,8 puntos, muy cerca de Rajoy) que es más bien todo lo contrario. Es cierto que Pablo Iglesias hizo algunos cursos de comunicación de los que probablemente extrajo el polvo superficial d

¿Qué consulta a las bases ?

En otra de sus atribuciones plenipotenciarias, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias somete a referéndum los posibles pactos que podría apoyar su grupo para la formación de gobierno. Y lo hace con dos preguntas: la primera sobre un pacto que denomina: "Rivera-Sánchez". El orden de los factores en este caso sí parece tener intenciones sobre el producto ( “¿Quieres un Gobierno basado en el pacto Rivera-Sánchez ?”). La segunda alternativa, en cambio, incluye calificativo, nombres de partidos, no de personas, y lo que es más importante es la que se señala implícitamente como la deseable, porque es la que defiende el convocante del referéndum, ( “¿Estás de acuerdo con la propuesta de

Ya solo queda una posibilidad

Los partidos políticos saben que lo que más les importa ahora es el futuro. No el futuro del país, ni de la economía ni de la gemte. Seamos sinceros: el futuro que se contempla con más precoupación es el que dibujan las encuestas, es decir un ascenso significativo de PP y Ciudadanos, que podrían incluso alcanzar la mayoría absoluta en nuevas elecciones y una caída por su desgaste y sus errores de Podemos; y del PSOE por su situación siempre crítica en clave interna. El pacto a tres que desde el buenismo impulsa Pedro Sánchez, es una quimera, pero puede conducir a una abstención que facilite el ascenso del Secretario General del PSOE a la Moncloa. La abstención de Ciudadanos es imposible, po