La autodestrucción de Podemos

La trayectoria de Podemos puede quedar escrita en la historia de la Politología como ejemplo de un proyecto político de implantación espectacular pero de vida efímera. Es tal el cúmulo de contradicciones en las que está incurriendo el partido de Pablo Iglesias que ya es difícil que pueda sostener como creibles los principios de horizontalidad que preconiza, mientras controla cada vez más desde lo más alto de su descarada verticalidad de poder. Los síntomas de autoritarismo de su Secretario General ya no ofrecen lugar a dudas y mientras aduce que las dimisiones de 10 dirigentes de la formación en Madrid han dañado al partido, depura de manera fulminante a su número tres y Secretario de Organ