Sí hay una salida

Nadie habla de ella, pero sí podría haber una salida: La solución a cinco. El Rey Felipe, al que le hace falta, podría consolidarse con una propuesta ante el bloqueo e inanición de los políticos, consistente en pedir a los 5 partidos más votados: PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU-UP apoyar un gobierno de denominador común y tiempo limitado, para hacer las reformas necesarias: constitucional, laboral, de regeneración política y de la justicia, electoral, etc. Los cinco líderes deberían suscribir un acuerdo histórico, un Pacto de la Zarzuela, comprometiéndose a dejar de lado las discrepancias y trabajar sobre los acuerdos, buscando soluciones intermedias y asumibles entre todos y trabajando

Nueva ronda ¿para qué?

Después del insólito rechazo de Rajoy a la propuesta del Rey de formar gobierno, nos encontramos en la antesala de un limbo institucional del que nadie parece querer salir. Se nota nuestra nula experiencia en articular gobiernos, que no sean de mayorías claras y creo que se están produciendo un cúmulo de errores desde la actuación de la Casa del Rey hasta el último partido. Los redactores de la Constitución no se esforzaron demasiado en la redacción del famoso artículo 99 y pecaron de parcos en una cuestión de vital importancia para la gobernabilidad de España: El mencionado artículo solo dice "el Rey, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representac

Suspenso en diálogo

Estamos ante una situación inédita en la política española para la que los partidos y sus líderes carecen de experiencia. Se están comportando como auténticos novatos en el arte del entendimiento, del diálogo y del acuerdo, que hasta el ciudadano más alejado de la política está pidiendo a gritos. Rajoy ha despachado la necesidad de entendimiento con una rondilla de contactos al día siguiente a las elecciones; y tras constatar que Pedro Sánchez no estaba muy por la labor, se volvió a encerrar en su concha de aislamiento hasta su huida hacia adelante del viernes pasado. Pedro Sánchez, aguarda agazapado hasta ver si el contrario se estrella y en espera a la vez de que sus adversarios internos

¿Y si el Rey no propone a Rajoy?

Desde el 20-D todos dan por hecho que el Rey va a encargar gobierno a Mariano Rajoy como cabeza de lista del partido más votado. También se descuenta que el líder del PP va a perder la investidura y seguidamente el Rey propondría al segundo líder más votado para que se someta al Parlamento, es decir al socialista Pedro Sánchez. El Jefe del Estado, según la Constitución "previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno". Ni siquiera señala que encargará la misión de formar gobierno a quien goce de más apoyos iniciales para ser votado, pero es

De la devoción al miedo a las urnas

El estrambótico acuerdo logrado in extremis entre los independentistas para poponer un candidato distinto de Artur Mas para presidir el errático camino a la independencia, es una verdadera aberración política que augura muy mal final al denominado "proces". En contra de todo pronóstico los independentistas han logrado en 48 horas lo que no habían conseguido en tres meses, apelando como dijo Mas a que " nuevas elecciones no nos habrían traido nada bueno". Nada bueno significa que las urnas , a las que tanta devoción profesaba en su defensa de la consulta, iban a evidenciar de manera aún más diáfana que no gozan del apoyo mayoritario del pueblo catalán. A pesar de haber logrado menos de 50 % d

Tacticismos, mentiras, politiquería

Estamos asistiendo al espectáculo culmen de la politiquería, no de la política. Una política de la suciedad, el interés de partido, la estrategia para ganar, la argucia para hundir al otro, el engaño y las medias verdades. Este es el verdadero drama en el que estamos en España después de los últimos acontecimientos. El problema no es un resultado electoral complejo que hace difícil la gobernabilidad. Lo que verdaderamente bloquea la situación es la hipócrita actuación de los partidos políticos que se llenan la boca del "todo por la patria" para en realidad actuar bajo la premisa del "todo por mí y por mi partido". Los ciudadanos, la gente -como dicen otros- es lo de menos y sus problemas, un