Pocas respuestas, demasiados desafíos

La entrevista de la incisiva Ana Pastor a Pablo Iglesias, a las pocas horas de haberse convertido en Secretario General de Podemos, ha sido el primer tropiezo serio del joven líder. Quizá por un exceso de confianza en sí mismo, tal vez por demasiado respeto a la decisión colegiada, Iglesias, no dio la talla y no supo responder con concreción a casi ninguna de las grandes interrogantes que le planteó la periodista. Respondió con frases conocidas - las mismas por cierto de su paso por Salvados, el otro programa estrella de la Sexta- a cuestiones como la renta mínima, Cataluña, reforma laboral, etc. En cambio, en medio de su propio "calentón político", Pablo Iglesias anunció la intención de sac